Normalmente entregada por una empresa a sus empleados, la tarjeta bancaria corporativa es una solución útil y práctica. Permitiendo conocer los gastos profesionales de la empresa, también simplifica la gestión de los gastos. La tarjeta de crédito de una empresa puede utilizarse en el extranjero y en algunos casos, incluso evita la necesidad de facturar. Aunque pocas empresas pequeñas todavía lo usan hoy en día, ofrece varias ventajas.

Tarjeta corporativa: ¿cuáles son las ventajas para los empleadores y los empleados?

Menos del 15% de las PYMES utilizan hoy en día una tarjeta de crédito corporativa, pero su uso puede facilitar enormemente la supervisión de las cuentas de la empresa y la vida de los empleados. Destinada únicamente a uso profesional, una tarjeta de crédito de empresa se utiliza para pagar los gastos profesionales del titular de la tarjeta (combustible, catering, viajes, etc.) durante un viaje de negocios o en el curso de la vida cotidiana.

Las ventajas prácticas de la tarjeta de crédito de la empresa para el empleado son innegables. Como registra automáticamente los gastos, el empleado ahorra una cantidad considerable de tiempo al evitar escribir un interminable informe de gastos. La tarjeta puede ser usada tanto en el extranjero como en línea o en una tienda de ladrillos y mortero. Finalmente, le ahorra al empleado tener que adelantar los gastos de su negocio y preguntarse si está sobregirado.

Para la empresa, esta opción es un verdadero valor añadido, ya que permite recoger los hábitos de gasto y la información sobre los empleados. Con la tarjeta, el registro de notas será automático y claro, lo que evita las facturas en un papel (o recibos falsos). Por lo tanto, podrá observar o controlar cada gasto y así anticiparse a las necesidades de sus empleados.

¿Qué tarjeta bancaria debo elegir?

Para encontrar la tarjeta de visita que se adapte a su estructura, empiece por determinar sus necesidades: número de tarjetas, tipo de débito, límite por tarjeta… A continuación, puede ponerse en contacto con los bancos para conocer las diferentes fórmulas existentes.

Por lo general, tendrá la opción de elegir entre una tarjeta de crédito, una tarjeta de débito o una tarjeta de prepago, dependiendo de sus necesidades. No dude en preguntar sobre los detalles de cada solución para asegurarse de que las funcionalidades son adecuadas.

La elección de la tarjeta de crédito también depende del tamaño de la empresa. En general, se hace una distinción entre las tarjetas bancarias comerciales y las corporativas. La primera solución se dirige especialmente a las pequeñas estructuras: profesiones liberales, pequeñas o medianas empresas, artesanos, etc. Proporciona ingresos detallados de los honorarios, opciones de pago y retiro y luego facturas diferidas.

La tarjeta corporativa es ideal para grandes estructuras ya que centraliza y racionaliza todos los gastos (control, análisis, etc.). También le permite pagar todos los gastos profesionales desde los más básicos (abono telefónico, restaurantes, etc.) hasta los más específicos (reservas de billetes de avión, alquiler de coches, etc.). La tarjeta de crédito de la empresa también puede incluir un seguro adicional según sus necesidades: accidente de viaje, asistencia médica, cobertura de bienes personales…

¿Qué tarjeta para usar en el extranjero?

Tanto si se trata de una tarjeta de empresa de uso diario como si se utiliza en el extranjero, recuerde que debe elegir el banco en función de su presupuesto y sus expectativas. Varios establecimientos ofrecen ahora estas tarjetas bancarias: los tradicionales bancos duros (BNP, Crédit Agricole…), los bancos en línea (Boursourama…) y los nuevos bancos. Para tomar la decisión correcta, compare las tarifas y funciones ofrecidas por cada establecimiento.

Para las empresas que emplean a empleados que viajan constantemente, la elección de una tarjeta bancaria válida internacionalmente es más ventajosa. Le permite optimizar el control de los gastos en el extranjero. En el caso de soluciones como MasterCard o American Express, puede gestionar los gastos en diferentes países (no menos de 200). Las tarjetas bancarias internacionales también incluyen muchas ventajas: retiradas gratuitas en el extranjero, seguros (médicos, garantía de documentos y de alquiler, etc.), dinero en efectivo disponible en caso de pérdida o robo.